7junio2019

Llevan a Dinamarca y Portugal la música clásica de Veracruz

https://www.jornada.com.mx/2019/06/05/cultura/a06n1cul?fbclid=IwAR0-0ejUM3Q7-B5TRSWlb30cmo1lm2Wm91E4a2s4KA61UNg9TyYxsy0NZyk#a

Llevan a Dinamarca y Portugal la música clásica de Veracruz

Con su sonoridad femenina, el grupo Caña Dulce y Caña Brava llevará este junio la música jarocha a festivales de Dinamarca y Portugal, donde se escucharán los versos cantados y el zapateado que sale del corazón.

Adriana Cao Romero Alcalá (ar-pa y voz), Raquel Palacios Vega (jarana y voz), Violeta Romero Granados (jarana, voz y zapateado), Alejandro Loredo Ramírez (jarana de arco) y Ana Arizmendez, integrantes de esa agrupación, han convertido el son jarocho en un elemento de identidad que trasciende fronteras y cautiva en el mundo.

En entrevista con La JornadaAdriana Cao Romero y Violeta Romero celebran cómo ese género musical se toca cada vez más en fandangos, fiestas y diversos escenarios.

Para Adriana Cao Romero (Veracruz, 1954), la música jarocha goza de reconocimiento porque logra una conexión con quien la escucha y hay intérpretes de ese son en el mundo. ‘‘Algunos mexicanos por necesidad de trabajo emigran a otros países, pero no se olvidan de sus raíces y tocan allá”.

Violeta Romero (Ciudad de México, 1981) considera que el crecimiento de ese género se debe a los músicos y personas del medio del fandango que han llevado su música y conocimiento a otros lugares. ‘‘Hay músicos que han impartido clases, talleres de zapateado aquí en el país y en el extranjero y esto ha contribuido al crecimiento del son”.

Hacer comunidad

Cao Romero, quien desde hace 50 años se dedica a la música, añade que el son jarocho es parte del patrimonio de los veracruzanos, pues se ha mantenido durante generaciones con familias como los Vega y los Gutiérrez, quienes lo enriquecen y heredan.

‘‘Se cultiva el son porque es una forma de descansar de las labores del campo; las personas regresan a su casa y se sientan en una hamaca a tocar; es una forma de convivir. Algunas han tenido la fortuna de que el abuelo o el papá enseñan a sus hijos, otros aprendimos con músicos y así seguimos esta tradición, aunque todo tiene que ver con el aprendizaje de oído porque no vamos a una escuela, es escuchar cómo zapatean las bailadoras en la tarima.

‘‘Para mí fue un aprendizaje muy natural porque nací allá y he participado con muchos músicos, pero Caña Dulce y Caña Brava lo formamos hace más de 10 años. En mis inicios toqué con el abuelo de Raquel Palacios Vega, don Andrés Vega; luego coincidimos en la Ciudad de México y las dos teníamos esta idea de un grupo en el que las voces de las mujeres fueran más escuchadas, porque no queríamos repetir sólo versos que generalmente son machistas, hacen reír y son jocosos; teníamos ganas de cantar otras cosas y así surgió el grupo.”

La agrupación llevará la música jarocha al Festival Cultural de Copenhague el 8 de junio y el día 9 también ofrecerán un concierto en el Centro Cultural de esa ciudad. Como parte de sus actividades en el extranjero Caña Dulce y Caña Brava participará en EXIB Música, feria profesional especializada en la difusión y circulación de la diversidad musical iberoamericana que se efectuará del 12 al 15 de junio en la ciudad de Setúbal, Portugal.

La agrupación mexicana tiene programada una participación especial en Seixal World Music, encuentro que se realizará del 14 al 16 de junio en el auditorio municipal del Foro Cultural de la ciudad portuguesa de Seixal, en el que se promueven la tolerancia y el conocimiento entre los pueblos mediante la música.